La montanera. Una disparatada teoría electoral

051127_1126_Villalba_de_los_Llanos_-_La_Utrera_-_Encinas_cerdos_ibéricos_T91

Los partidos emergentes son los nuevos gochos ibéricos que disfrutan de la montanera a placer. Bellotas por doquier, sombras que los cobijan, barros donde refrescarse; la mejor vida posible, quizá.

Pero la montanera tiene sus ciclos, sus tiempos, y los cochinos plenos de grasa, prietos y del tamaño ideal, son sacrificados. A la belleza de sus andares le sigue el matadero, le siguen las chacinas colgadas a secar, incluso el producto fresco despachado por encargo, es cocinado al carbón, con humo, a fuego vivo.

Y de nuevo el ciclo de la montanera comenzará para una nueva piara, terciada.

UPyD llegó a la montanera,  la primera de una nueva remesa. Ya ha alcanzado su peso ideal. Ya se ven en el mercado piezas envasadas, ¡incluso etiquetadas con otra marca!. Mercancía.

Y después Podemos, el gocho que más ha corrido, el ojo derecho del cachicán de la finca hasta que le dio trabajo a éste y se hizo ingobernable, porque comía las bellotas del perímetro de la finca,porque  llegaba casi al cercado, por no contar que no se tumbaba del lado del gusto del capataz de la explotación.

Pero ha llegado Ciudadanos, el gocho más fresco, el que más gracia le hace al ganadero, porque es vivo, porque escoge las bellotas, porque a pesar de venir de una mezcla de piaras lo que le importa al empresario es la producción, la cantidad de sementales que puede sacar adelante, la cantidad de hembras que puede preñar, la infiltración de grasa que puede alcanzar su carne magra. Pero olvida que pasan los meses y, como con UPyd, la montanera acabará y la ganancia de la explotación llegará, cómo no, con el procesado y depiece. No sabe que sus días están contados.

En Noviembre sabremos cómo ha ido la remesa de ibérico de este año. No sería extraño que los partidos formaran parte de una burbuja de emergentes, como la del jamón ibérico, como cuando éramos pobres y alguien nos dijo que podríamos comer ibérico en vez de York, como cuando alguien nos dijo que podríamos confiar en ellos porque eran distintos, porque…, porque siempre nos dicen, nos llaman, como a los gochos a comer, a montanera, hasta que nos llega el día. ¿Habrá resistencia en el mundo porcino?

**** La foto es de ©Juan Pablo Zumel Arranz

“Pequeñ@ Masterchef Sunshine”

¿Qué hace que los padres y madres  presenten a sus hijos e hijas a un casting de televisión? ¿Qué razones no monetarias -desconozco si hay un contrato con derechos de imagen,  etc- pueden pesar tanto como para exponer a los menores a una audiencia millonaria que opinará en twitter , en Facebook, en Tuenti, en el trabajo, …… sobre ellos, sobre su manera de ser, de respirar, de vivir, de relacionarse?

No, no es lo mismo que sucede en un colegio ante la representación de fin de curso. Tampoco es lo que acontece en un campo de fútbol donde juegan alevines, donde los padres y madres creen que tienen a Messi en casa. No. No es lo mismo. Y sí, el programa es un juego, el juego de cocinar, pero nadie tiene que saber, salvo mi familia, mis amigos, mi entorno, cómo soy y cómo padezco. Eso no es parte del entretenimiento, no lo es.

Me voy a la cama tras ver “la final”, con la sensación que a esta sociedad nuestra nos la han colado de nuevo. La privacidad ya no es un valor, es algo que no cotiza, estamos tan acostumbrados a ver vidas ajenas en televisión que la nuestra y la de los nuestros nos parecen sosas, sin chispa, sin “rock&roll”. Nos parece normal que unos críos lloren en un plató ya sea cantando o cocinando. Nos parece normal que sea emitido en prime time para diversión de adultos, de niños, lo que hace que sea un programa “familiar”. Nos la han colado. El Corte Inglés estará contento. Lo necesita, claro.

Un programa bien facturado, sin duda, con ritmo, con presentadores repletos de bohonomía  como Pepe “Bohío”-me consta que la atesora-. También un programa necesario, pero no con este formato “de adultos”, sutilmente trenzado para que parezca un juego de niños.

Me consuela saber que mi ferretero está vendiendo más cachivaches de cocina.

***El título es referencia a la película “Little Miss Sunshine”.

En la honda

Popstars, Factor X, Operación Triunfo, Tú sí que vales, Master Chef junior y amateur, Top Chef, …… Parecidos razonables, éxito a raudales, olvido prematuro.

En el fondo nada diferencia unos programas de otros aunque se quieran vestir de especiales, profesionales, rigurosos y serios. Quien acude a ellos nunca conoce qué repercusión va a tener, qué significará para su vida real y no televisada, qué le reportará además de un disco o un libro que pase a formar parte de la sección “en esta barca del Carrefour hay tesoros a 2€” tras las fiestas de navidad. Están subidos en la “honda”….

También puedes apagar la TV, o cambiar de canal, o sumarte a chascarrillo fácil como en mi caso. Ya ven, siempre sumando. Y los dueños de las cadenas me temo que lo saben y mueren por un TT. Al final es televisión, programas con profesionales detrás que ejecutan el trabajo como les piden. Y lo consiguen, sin duda.

Morir de éxito, falsa realidad, formatos estrujados. ¡Ah, que es entretenimiento! Pues sí, como Sálvame, tanto que pueden llegar a ganar un Ondas, como “Mermelada”,  y lo hacen.

honda.

(Del lat. funda).

1. f. Tira de cuero, o trenza de lana, cáñamo, esparto u otra materia semejante, para tirar piedras con violencia.

2. f. Cuerda para suspender un objeto.

3. f. Arg. y Ur. tirachinas.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Agencia “Indolencia”.

Queridas agencias de comunicación que enviáis correos sin personalizar. Queridísimas agencias que no respondéis a correos cuando se declinan invitaciones. ¿De verdad que esto lo explican en la facultad, en los máster “del universo”, son las normas a aplicar que os han impuesto los jef@s?

Modales, buenos modales, porque si lo que se establece entre agencia e individuos es una comunicación, ésta ha de ser completa. Porque si hay interés en ese envío, en esa invitación, ha de ser real, de lo contrario se notará la indolencia.

De no cambiar esta actitud tan desidiosa os convertiréis en repartidores musculados de flyers, vía email, con cordones de oro al cuello y el paquete de Marlboro metido a presión entre el deltoides y la manga.

#AdriàPucela o #innovaciónytalento

adritele

¿Por qué la conferencia de Adrià tiene un guión si cuando realmente brilla y es, disculpen la inmodestia, el cocinero a quien conozco, es cuando responde preguntas de incrédulos, escépticos…..? Me sobró una hora y media de charla.

Por momentos pensé que no estaba involucrando a los jóvenes universitarios en un proyecto vital y social como es el de la creatividad en la vida real, ésta motor imprescindible para el progreso.

Por momentos pensé que aquello estaba escrito y dicho para posibles mecenas de la fundación, es decir, habían equivocado el target. Quizá por tener un somero conocimiento de lo que era El Bulli me sentí raro, incómodo, ante la exposición de Adrià. Sé que cuenta lo que ha pensado hace minutos y que cuando habla está pensando en algo nuevo y que eso, que yo creo que es la teoría del caos llevada al extremo en la figura del genio -lo es, lo era- , es complicado de entender.

Lo primero que hay que entender es que Adrià cerró el Bulli pudiendo haber hecho mucha caja cada año. Unos dicen que es por aquello del juicio, otros por agotamiento del proyecto, alguno por agotamiento del equipo… Habrá que aplicar la teoría de Ocklam:

«En igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la correcta».

Yo creo que cerró por varios motivos pero el principal es que Adrià es un visionario y esa es una de sus habilidades, por no decir algo más cursi, su don. Reinventarse, incomodar, gestionar, ganar tiempo.

Cambiando de tema, ¿en esta fundación dónde queda el relato? Ayer, en su conferencia, dio datos, algo que maneja con soltura. ¿La Bulli Foundation será sólo datos? ¿Quién contará lo humano? Porque a mí me gustaría leer qué sucede, qué les sucede, qué ánimo hay, qué sienten ante el fracaso de ese día, ante el éxito, ante el camino cerrado, ante el abierto. ¿Sólo datos?

¿Pero qué coño es la Bulli Foundation? Todavía no lo sé y desde ayer menos. Quizá no esté capacitado para entenderlo. Lo único que sé es que es difícil dudar de su apuesta por ella. Es difícil porque en ello va todo lo que es y fue él, el Bulli, su equipo. Ójala salga para adelante y rompa con lo establecido. Ésta sí va a ser una empresa de enjundia. Me alegraré de su éxito.

Gallina en pepitoria. 25 de abril de 2013

Nos alimentaron con grano, como a los pollos, y crecimos rápidamente pensando que aquella luz del techo siempre estaría allí.

A veces también nos echaban sangre desecada y proteinas animales. Con esta especie de grano fuimos perfilando nuestro cuerpo y mente, como los pollos.

A veces, si nos “alimentaban mal”, sufríamos “deformaciones”, era entonces cuando se nos sacrificaba sin remedio, por inconformistas, como a los pollos.

Cuando no querían que supiéramos la verdad, para que no nos cogiera desprevenidos, por nuestro bien, nos echaban más grano, como a los pollos.

Cuando querían atraernos para recortarnos los espolones o la cabeza, como si de un ERE se tratara, nos echaban grano aparte, como hecho específicamente para nosostros, como a los pollos.

Y al final, cuando ya no sabes si el grano que te echaron era para comer o para callarte, te das cuenta que preferirías haber sido un pollo: tu suerte estaría echada, desde el principio, desde el huevo, no habría sorpresas.

Ya no se guisan gallinas en pepitoria, solo pollos. Ya no se espera a que no dejen de dar huevos. Ya no se las cuida como a las ovejas viejas que nunca eran sacrificadas aunque ya no dieran leche. Somos pollos y ya hay más de seis millones a los que se les ha retirado el grano. Eso sí, la luz sigue encendida. Quieren más.

La Real Academia de Gastronomía está puesta al día. #NO

O no está puesta al día, o para ellos internet es la peste, o todo lo que no sean cocineros, editores, periodistas, jefes de sala o sumilleres no existen. Bueno, existen los premios a toda una vida o especiales (a toda una vida, claro) a un enólogo y a un distribuidor de pesca. Desde aquí y para evitar equívocos, nada en contra de los nominados ni de los premios especiales….

Lo que sí me parece curioso, como digo al principio, es que este año hayan desaparecido los premios al mejor “espacio en internet”. ¿De verdad está la academia al día? Yo diría que no puesto que en la red hay espacios donde se da información, se entretiene y se practica divulgación gastronómica. Es más, hay blogs de críticos gastronómicos que tienen mucha “chicha” y son frescos, nada encorsetados, ……

De acuerdo. “La internet” no vale para nada en esto de la gastronomía y no es más que un nido de pesebreros roba canapés, gente sin formación, aburridos con ganas de que se les conozca, cocinillas, y demás jauría llena de complejos. Perfecto #NO

Pero ¿qué me dicen de carniceros, pescaderos, vinateros, panaderos, hortelanos, loceros, etc, etc? ¿Acaso no son “gastronomía”, no merecen un apartado? ¿Tienen que esperar a los premios especiales, a los premios a toda una vida, para que se les tenga en cuenta? Pues desde aquí les digo, queridos y queridas académicos: De Real llevan ustedes el título, eso sí, de la vida real conocen más bien poco.

Y sí, sin nigún pero, felicidades a todos los nominados y mucha suerte. Estoy seguro que merecéis este o cualquier otro premio gastronómico. #SÍ

Damm, la cerveza mecenas.

La primera vez que me di cuenta de lo que era Damm fue cuando en un congreso gastronómico pusieron una Inedit en cada sillón del auditorio. ¡Qué poder!. También, en aquel congreso, hacían catas, a saber, alcachofa buena, alcachofa mala, “pues no me gusta”, pues fría, chico, está rica.

Y es que no salgo de mi asombro cuando veo que casi cada nueva iniciativa, nini-congreso, página, macro-congreso, jornadas, etc, son patrocinados por Damm. Si nos ponemos estupendos, yo tiendo habitualmente a ello, diría que el poder se ha convertido en absoluto… No, no me refiero a que “obliguen” a hablar bien de la cerveza/as, o a hacer post a cambio de viajes, que no lo sé, me refiero a que, si son los que soportan en alguna medida estos eventos, ¿qué sucedería si no fueran rentables para sus cuentas? ¿Y si no tuvieran el retorno que esperan? ¿O es que lo tienen? ¿Y si lo dejan?

Ayer me preguntaba en voz alta si el responsable de Damm no tendría una entrevista. Sinceramente creo que la tiene porque, muy a su pesar, el que sea habitual en cada evento como patrocinador crea ciertas suspicacias y ya no se sabe si es porque lo que ofrecen es una tarta apetitosa o porque lo que hacen es opuesto a lo que se espera. Y no, no es lo mismo que hace Mahou con el cine.

¿Quién la hace?

P.D: He vuelto a twitter. Sí, desde 0. @elpingue

¿Cómo saber que un caldo está fermentando?. Lunes 18 de marzo de 2013

Entre en una cocina y, en silencio, escuche el estallido de las burbujas densas dentro de la cazuela. Tema lo peor. Confíe en que sea una falsa alarma y levante la tapa. Aguante el hedor y cubra su necesidad de respuestas. La principal, ¿qué hizo mal?

Aquella habitación donde se pateó a un humano olía a mal fermento, **** tan ácido. Las burbujas sonaban a la goma contra la tela, a murmullo dolorido, a vergüenza, a venganza. Aquella sala y aquellas dependencias huelen a fosa séptica. Y da asco.

Tanto asco da que produce  hedor la publicidad antes del visionado del vídeo. Viéndolo, levantando la tapa, siento ahogo, lástima por la pérdida, desazón por tener que volver a comenzar el caldo para que sea limpio, clarificado. Y no sé si hay demasiado tiempo para ello o quizá, a nuestro pesar, suspendan el menú, eso tan “cristiano”: “quien evita la tentación evita el pecado”. ¿Y el de omisión?

*** (hiere)

“Clásicos contemporáneos”. Un artículo de José Carlos Capel en El País. Y pregunta final.

Exif_JPEG_PICTURE

Se me ocurre que hay pocos “apasionados” y críticos en este país que puedan establecer comparaciones  entre restaurantes de Europa y del mundo en general. Uno de ellos creo que puede ser Capel, crítico de El País. Se me ocurre que esta reflexión a raíz de una visita a Quique Dacosta es un run run que puede estar en el ambiente de los que conciben la gastronomía de vanguardia como Arte con mayúsculas. Traigo a este rincón del nulo criterio, el post y una reflexión propia. Y es que me ha gustado el planteamiento….. (lean el artículo AQUÍ)

.

.

.

Buena pregunta final. Si la respuesta es “si”, la conclusión es que esta cocina y sus “clásicos” estarán al alcance de muy pocos, como una de esas sillas que detalla. Lo que sí ha habido, hay y habrá es mucha “copia”, buena y mala, de los mismos.
A final, como la New Tate de Londres o el MOMA de NYC, la red se convertirá en una sala de exposiciones donde todos admiraremos, o no, esta cocina de vanguardia y la que no lo es, la cual  estará al alcance de todo el mundo aunque capada: solo usaremos un solo sentido para escrutarla: la vista.
Si los menús y sus restaurantes se convierten en museos con entrada libre para todos y disfrute para muy , muy pocos, pasarán de ser lujo -ya lo son- a inaccesibles. Y me pregunto, ¿siempre habrá nuevas generaciones dispuestas a acudir a estos restaurantes? ¿Los jóvenes de menos de 30 se sienten atraídos por estas cocinas? ¿Consideran que pagar 250€ por comensal es un lujo accesible y que les reportará satisfacciones y experiencias inimaginables a pesar del esfuerzo económico?

No dudo en ningún momento del valor y no quiero, como dice el refrán, confundir valor y precio, pero en este momento ambos van unidos y quizá esta crisis nos está convirtiendo en necios.

Exif_JPEG_PICTURE

Como ese ajo que arrasa, si no hay medida los platos, me repito: o los restaurantes de vanguardia hacen por poner en valor sus museos, por hacerlos atractivos a nuevas generaciones,  o muchos creerán que las tabernas que cuadran los balances de estos hosteleros no son más que segunadas casas donde se facturan elaboraciones palpables a precios,  en ocasiones, disparatados. Aunque no sea cierto. Y es que a todos nos gustaría tener y sentarnos en una silla de museo……