#AdriàPucela o #innovaciónytalento

adritele

¿Por qué la conferencia de Adrià tiene un guión si cuando realmente brilla y es, disculpen la inmodestia, el cocinero a quien conozco, es cuando responde preguntas de incrédulos, escépticos…..? Me sobró una hora y media de charla.

Por momentos pensé que no estaba involucrando a los jóvenes universitarios en un proyecto vital y social como es el de la creatividad en la vida real, ésta motor imprescindible para el progreso.

Por momentos pensé que aquello estaba escrito y dicho para posibles mecenas de la fundación, es decir, habían equivocado el target. Quizá por tener un somero conocimiento de lo que era El Bulli me sentí raro, incómodo, ante la exposición de Adrià. Sé que cuenta lo que ha pensado hace minutos y que cuando habla está pensando en algo nuevo y que eso, que yo creo que es la teoría del caos llevada al extremo en la figura del genio -lo es, lo era- , es complicado de entender.

Lo primero que hay que entender es que Adrià cerró el Bulli pudiendo haber hecho mucha caja cada año. Unos dicen que es por aquello del juicio, otros por agotamiento del proyecto, alguno por agotamiento del equipo… Habrá que aplicar la teoría de Ocklam:

«En igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la correcta».

Yo creo que cerró por varios motivos pero el principal es que Adrià es un visionario y esa es una de sus habilidades, por no decir algo más cursi, su don. Reinventarse, incomodar, gestionar, ganar tiempo.

Cambiando de tema, ¿en esta fundación dónde queda el relato? Ayer, en su conferencia, dio datos, algo que maneja con soltura. ¿La Bulli Foundation será sólo datos? ¿Quién contará lo humano? Porque a mí me gustaría leer qué sucede, qué les sucede, qué ánimo hay, qué sienten ante el fracaso de ese día, ante el éxito, ante el camino cerrado, ante el abierto. ¿Sólo datos?

¿Pero qué coño es la Bulli Foundation? Todavía no lo sé y desde ayer menos. Quizá no esté capacitado para entenderlo. Lo único que sé es que es difícil dudar de su apuesta por ella. Es difícil porque en ello va todo lo que es y fue él, el Bulli, su equipo. Ójala salga para adelante y rompa con lo establecido. Ésta sí va a ser una empresa de enjundia. Me alegraré de su éxito.