Todo lo que “gastronosé”

No sé si la Michelin con 12 inspectores puede abarcar lo que dice que abarca en la portada de la guía.

No sé si se siguen visitando restaurantes cuando a los únicos que leo en las redes sociales es a sus cocineros/empresarios y a las agencias de prensa que les asesoran.

No sé si los “blog trips” son tan efectivos y eficaces como pretenden hacernos creer. A lo mejor sí.

No sé si los blogs gastronómicos están perdiendo fuelle y vendiendo el alma al parné en vez de ser voces alternativas y con estilo propio. ¿Por qué no parné e independientes?

No sé si los congresos gastronómicos, además de negocios lícitos, aportan algo más o necesitan “tormentas y tormentas de ideas”.

No sé si la relación entre empresas y blogs es  simbiosis o “parasitación”.

No sé si los concursos de cocineros, nacionales e internacionales, comprenden que lo único valorable es la técnica, nunca la cocina del país.

No sé si le interesa a alguien todo esto salvo a mí, que la verdad, no me quita el sueño.

No sé … (¿no es lo que siempre decía el muñegote de Ronaldo en Canal plus?)