Juguetes

Manejar un juguete nos da poder. Desde bebés, hacer rodar el sonajero produce excitación. Rápido, cada vez más rápido, hasta tener dominado el mecanismo y lanzarlo al suelo. Olvidarlo. Los juguetes tienen mandos, palancas que accionan levas y rentabilizan el esfuerzo hecho.


Mirad este juguete ruso. Lo traje hace dos años de allí. Está hecho en madera, pintado y montado a mano. Con un leve movimiento circular el péndulo mueve los hilos que accionan, a su vez, las cabezas de los pollos que pican los granos barnizados. Fijaos bien, permanecen fijos, ninguno abandona la formación, todos picotean correlativamente, sin mirar al lado, al son y ritmo que la mano. Toc, toc, toc, toc….
Imaginad ahora que uno de los pollos lograra arrancarse de la placa y buscar su camino. Le dirían que camina como pollo descabezado, consumiendo los últimos estertores de su vida….
Y ahora aplicadlo a vuestros blogs, a los blogs gastronómicos, a la crítica gastronómica, a este mundo y a otros más políticos. Pensad en cuántas veces, como yo, hemos sido y somos pollos manejados por péndulos accionados por manos conocidas o anónimas. Pues así somos, pollos a los que se nos da grano para que hagamos ruido, toc, toc, toc, y se oiga la nota. Se sabrá, al oirla, de quien es el picoteo y eso nos dará derecho a nuevos pesebres…. O ésto o vagar como pollos descabezados, nos dirán, como las pelotas locas que nunca sabes el sentido ni la dirección del nuevo bote. Y tendremos miedo, sí, a que nos corten la cabeza, a que nos nieguen el achuchón matutino y el saludo amoroso. Tendremos miedo a perder la confianza que nunca nos dieron, y entonces, sólo entonces, cuando el miedo sea incómodo para quien lo provoca y la mano no mueva más que el péndulo, sólo entonces el jueguete tendrá sentido. Estoy en ello.

Anuncios

7 pensamientos en “Juguetes

  1. Quino tiene algunas viñetas, unas muchas, en ese sentido…

    Por lo demás, enhorabuena por tu nueva casa!! Se puede comentar bien!! jejeje Los cambios siempre son para mejor (optimista que es uno).

    Abrazos

  2. Que suerte tener el placer de poder continuar deleitándome con tus escritos, tienes toda la razón. En estos momentos estoy pensando en si saltar del péndulo o no, calculando las posibles salidas y como “sobrevivir”

  3. Yo me considero uno de esos pollos, y le doy vueltas al tema. De momento al final siempre me he decidido por hacer caso a un consejo que me dieron sobre la alimentación sana: si me hace sonreir es que es sanísimo. Y eso aplico también al maiz que me echan para que ‘pique’ 🙂

  4. Si te sirve de algo, los pollos sin cabeza tenemos la ventaja de que venimos estrellados de casa. Y nos es sumamente fácil ponernos a dieta, ahora que lo pienso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s