Manifiesto del “G9”

El G9… ¿El G9? Bien. Pues el G9 de los cocineros/asesores del Basque Culinary Center se ha reunido para hacer un manifiesto, en Perú ,con un anfitrión tan interesante y comprometido como Gastón Acurio.  Y yo firmo el maniesto, soy cocinero aún,  pero me han de dejar leer todas las hojas… ¡Ah!, ¿que no hay más? ¿Que “eso es todo, amigos”? Pues entonces va a ser que no.

(Este post es muy corto y sin foto)

Un manifiesto que se dirige “a los cocineros del mañana” y que en ninguna de sus frases habla de mejora en las condiciones laborales de esos trabajadores no puede ser un manifiesto completo. Hablar de ética y valores de los “aprendices” y nunca de los empleadores que son, discúlpenme, quienes redactan este manifiesto es un error. Yo estoy agradecido a Adrià por darme la oportunidad… Habrá cientos que lo estén con los que forman este G9, pero el noventa y nueve por ciento de los cocineros que ejercen no han sido tan afortunados y muchos se baten el cobre en zulos inmundos, aquí y en el tercer, cuarto y equis mundo. ¿Por qué olvidarles? ¿Porque no toca en ese foro? ¿Porque hay que arrimar el hombro en esta época de crisis?

El día que me saquen esa hoja en la que se trate sobre el derecho de los cocineros y cocineras a trabajar bajo condiciones dignas y justas firmaré. Hasta entonces aquí quedamos, en el quicio de la puerta, desquiciado ante tanta prosa repleta de buenismo, ecología y exenta de una parte inalienable al individuo: dignidad laboral.

Pespunte

20110908-063011.jpg
Hacía dos semanas ya que Mariano había fallecido. Candela mantenía el luto y no salía de casa por el “qué dirán”. La Juana y la Merce, sus vecinas, llevaban también catorce días construyendo teorías sobre el fallecimiento del Nico, como así le llamaban. Una pensaba que había sido por culpa de la vida que llevaba, del bar al tractor y los jueves al mercado de Carracén. La otra creía además que comía demasiado y su mujer no podía con él y su apetito. La verdad la sabía Candela.

La vida de ésta había consistido desde la boda en lavar, mondar los cochinos y pespuntear manteles, pantalones y todo aquello que se le pusiera por delante. Lo del Mariano era una crónica anunciada. De mañana tres vasos de orujo y dos zapatillas. A media mañana casi media bota de vino y dos chorizos de sarta. De comida, una vez a la semana, guisantes con jamón y tocino, los otros seis días magras, chuletas, capones y verde…, “el verde para los burros”. De sobremesa, con las fichas de dominó el la mano, tres o cuatro sol y sombra….
No habían tenido hijos, sólo una sobrina que no vivía ya en el pueblo y tampoco había vuelto, desde hacía años, hasta el día del sepelio, a pesar de haberla criado.
A Candela le pesaba el no haberle dado hijos al Mariano aunque el problema fuera de él. Ella nunca le habló de adopción ni de terapias. Aceptó su papel, no preguntó nunca de dónde venía los jueves, admitió que su vida era así.

El día quince de luto decidió quitar de nuevo la tapa a la Singer y arreglarse aquel vestido rosa de franela con el que había conocido a su marido. Quince días sin echar una lágrima, catorce planteándose ser la protagonista del resto de su vida.
El sonido de la polea y el balancín llamó la atención de sus vecinas. Las iba a dar tres días más de entretenimiento. Volvía a la ciudad con su sobrina.

Letrasjuntas nº23